Ayer, en Zaragoza, participé en el acto de cierre de campaña electoral para las municipales y autonómicas de mañana.

Mañana hay que llenar las urnas, hay que llenarlas de votos que hagan posible el cambio que este país necesita.

Acaba una campaña dura, complicada y difícil para nosotros y nosotras. Ha sido una campaña en la que hemos tenido que superar el vacío informativo. Ni tan siquiera nos han permitido un espacio electoral gratuito en la radiotelevisión española aunque ello no ha impedido que nuestro vídeo electoral, difundido por las redes, haya sido el más visto y compartido de todos.

Una campaña en la que, en vez de programas y debates de ideas, lo que ha primado ha sido la imagen y el marketing. Izquierda Unida ha presentado varias, interesantes, necesarias. Destaco la nuestra sobre empleo garantizado en una Comunidad que, como la nuestra, Aragón, tiene más de 100.000 parados y paradas. Destaco, también, la que hemos hecho sobre un plan de emergencia social que rescate a la gente de la pobreza y la exclusión.

He visto una campaña en la que el sistema quiere resituarse, una campaña que pretende cambiar un bipartidismo por otro para que nada cambie.

He visto, también, una campaña en la que las candidaturas construidas desde la convergencia social, política y ciudadana, van a entrar con fuerza en los ayuntamientos.

No será así en los parlamentos autonómicos. Y no será porque ha sido imposible la misma unidad popular que para las municipales.

Los trabajadores y trabajadoras tendremos eso en cuenta a la hora de votar. No merece nuestro voto quien ha antepuesto su estrategia, su interés partidista o, incluso, su prepotencia y egolatría a sumar esfuerzos para la izquierda. Esa negativa a la convergencia, hecha expresa y pública, por algunas fuerzas políticas, ayudará a que la derecha siga gobernando.

Con todo, lo evidente, es que mañana, nos jugamos mucho. Nos jugamos, ni más ni menos, que todo siga igual o que el cambio empiece a darse.

IMG_3771

Pues si. La España negra y oscura, la del nodo, la del siglo pasado, lleva otra vez a las aulas la doctrina nacional-católica del franquismo.

El ‘BOE’ publica el nuevo currículo de la asignatura de Religión para primaria y ESO, que se aplicará en los centros de enseñanza gracias a la LOMCE. Es evidente que los contenidos no han sido desarrollados por el Gobierno. Ha sido la Iglesia quien los ha marcado.
El despropósito tiene medidas tales como que sea evaluable memorizar (y repetir) sencillas fórmulas de petición y agradecimiento (oraciones), permite los rezos en primaria y obvia otras religiones, como el Islam y el Judaísmo, (elimina la competencia, vamos).
Los niños y niñas de 1º de primaria (6-7 años) tendrán que saber y reconocer “la relación intrínseca existente entre Dios y el hombre.
Por supuesto no hay nada sobre el aborto, o la muerte digna o temas espinosos para la moral católica.
Según el BOE necesitamos la ayuda divina para alcanzar la felicidad por cuanto somos incapaces, por nosotros mismo, de alcanzarla.
Bueno, de todas formas, para quien quiera, pueda y tenga ganas, ahí dejo el texto completo pero, aviso, es una lectura cuyo contenido es desagradable, afecta a la estabilidad emocional y puede llegar a provocar comportamientos de alto nivel escatológico.

http://www.boe.es/boe/dias/2015/02/24/pdfs/BOE-A-2015-1849.pdf

 

El 22 de Marzo hay elecciones en Andalucía. Son las primeras que vamos a vivir. No entro en los motivos por los que se han convocado – el PSOE y Susana Díaz sabrán – pero en esta mañana de domingo, en la que los diarios sacan encuestas, me da que pensar en en ellas.
Dicen, y hablaré solo de Izquierda Unida, que el 8,4 % de los andaluces y andaluzas nos votará. Si esto se cumple habremos perdido 3 puntos en relación a lo que en estos momentos tenemos.
Hay una primera razón que la gente, incluso gente de la propia I.U., me da y es el haber formado parte del Gobierno andaluz con el PSOE. Ese debate ya lo tuvimos en su día, lo tuvieron nuestras bases de allí, y en referéndum, por amplia mayoría, decidieron entrar a gobernar. Ciertamente hubo que elegir, y se eligió, se tomó una decisión.
Eramos el 13,4 % de los votos, frente al 40,6 del PP y el 39,5 del PSOE. Teníamos 4 opciones. Una dejar que se repitieran las elecciones. Otra abstenernos y dejar que gobernara el PP, otra apoyar al PSOE pero no entrar en el Gobierno y la cuarta la que se decidió.
Era un riesgo, lo sabíamos, y lo asumimos.
La gestión del Gobierno PSOE-IU ha llegado incluso a sorprender al ministro Montoro, quien admitió en una visita a Andalucía la enorme capacidad del Ejecutivo autonómico para resistir las embestidas de Moncloa
La pionera ley antidesahucios, recurrida por el Gobierno central ante el Tribunal Constitucional, ha permitido a 39 familias librarse de desalojos.
Las ayudas al transporte escolar y el servicio de comedor han ahorrado a las familias una media de más de 2.000 euros el pasado curso escolar.
En nuestra etapa en el Gobierno algunas cosas hemos hecho. Hemos (hasta que lo bloqueó el PP en el Constitucional) paralizado desahucios, recordad lo de La Corrala Utopía. Aquel caso provocó que Dª Susana quisiera cesar a nuestra compañera Elena Cortés que estaba al frente de la Consejería de Vivienda. Hemos cerrado unidades de enseñanza concertada (60) más que públicas, en los demás sitios ha sido al revés, hemos dejado preparado el tema para el banco público andaluz, veremos se a partir de Marzo sigue. Hemos forzado la investigación sobre el escándalo de los ERE además de llevarlo a los tribunales. Son sólo, algunas de las cosas pero repasando estos dos años, y siendo objetivos, creo que las cosas que se han hecho ha sido gracias a estar en el Gobierno asumiendo responsabilidades. Desde fuera es evidente que puedes clamar, denunciar, patalear, …. Desde dentro, además de seguir en la calle, en las movilizaciones, en las marchas de la dignidad, en la propuesta,…. actúas y lo haces para la gente.

Lo haces siguiendo tus principios, esos que otros no tienen o cambian para sacar votos. Lo haces siguiendo tu programa, ese que otros no tienen, lo haces porque estás en la lucha de clases, esa que otros dicen que ya está superada. Lo haces porque eres de izquierdas y no buscas la centralidad del tablero sino plantar cara al capitalismo.

La otra es que la crisis no ha acabado en Andalucía. Es verdad, también, que en Andalucía sigue habiendo paro y siguen sufriendo, como en todas partes, las consecuencias de tener en la Constitución el Artº 135 que PP y PSOE pactaron y que relega al interés general por debajo del de los bancos. Eso, evidentemente, no se arregla en las elecciones andaluzas sino en las generales de Noviembre.
Bien, llegados aquí. la pregunta: ¿Cual es la razón objetiva para que I.U. pierda esos tres puntos de apoyo electoral que dicen las encuestas?.

andalucia

 

 

La disolución es un término que procede del latín dissolutĭo y se refiere a la acción y efecto de disolver (separar lo que estaba unido de algún modo, mezclar de forma homogénea las moléculas de una sustancia en el seno de un líquido).

En los últimos días, especialmente desde que se avanza en los procesos de confluencia, la la pregunta que más me hacen es la de : ¿Se va a disolver Izquierda Unida en los procesos de convergencia?, A veces la cambian por esta otra ¿Se va a diluir Izquierda Unida en los procesos de convergencia?.Pues no. Rotundamente No. Ni disolución, ni dilución, ni absorción, ni nada parecido.Izquierda Unida es un movimiento político-social autónomo que, a pesar de los pesares, para desgracia de algunos y algunas, tiene su espacio, su programa, sus militantes, sus cuadros, sus asambleas, y sus votantes. Tiene, también, su trayectoria, su historia, sus defectos y sus virtudes, pero nadie puede dudar de lo que es, de dónde está, de lo que apoya y como lo apoya.La convergencia, en ningún modo, nos va a diluir. Vamos a ella con compromiso y responsabilidad, vamos a defender un programa común de izquierdas, vamos a construir la alternativa de la mayoría social junto a (no disueltos en) los demás.

Vamos a ella porque en ella se respeta la autonomía de quienes la formamos. Vamos a un proceso común porque, aunque somos organizaciones diferentes, aunque cada una tenemos nuestro proyecto propio, queremos confluir. Confluir es juntarse para recorrer juntos el camino. Es sumar esfuerzos. Si recurrimos a lafísica, la confluencia es el punto donde se encuentran dos o más caminos, donde se junta la gente, para seguir el mismo camino

manifa madridQueremos, porque sabemos que es necesario, recorrer junto a partidos, organizaciones sociales y movimientos ciudadanos, el camino de la alternativa necesaria.

Pero no hay ninguna duda. Izquierda Unida no será el soluto de ninguna disolución, no, a pesar de los intentos que haya, se separarán las moléculas que nos unen porque nos une la militancia activa, la solidaridad, el compañerismo, la lucha diaria y el compromiso con llegar a una sociedad más libre, justa y democrática.

El PP se ha empeñado y ha sacado adelante “su” nuevo código penal. Con esto el PP hace un populismo oportunista, culmina una chapuza y abre la puerta a la inseguridad jurídica tal y como advierten las organizaciones de los profesionales de la justicia y la abogacía. El PP hace “populismo penal” con esa fórmula de “cadena perpetua indeterminada”. 

Es un nuevo código penal que, como señaló LLamazares en el Congreso,  busca “imponer la austeridad y las políticas antisociales para el resto de la legislatura”, porque “muerto el consenso social, es necesaria la autoridad”.  Es un texto electoral, una reforma autoritaria y un auténtico despropósito que, en materia de derechos y libertades nos retrocede a la España del Nodo.

Ya puede darse por seguro que este Código Penal del PP se acabará en cuanto Rajoy y los suyos dejen de gobernar.  Los cambios impuestos con su mayoría absoluta no están para quedarse, ni su prisión permanente revisable, ni sus medidas de criminalización de la protesta, ni tampoco sus prejuicios con respecto a la pobreza. Esta es la reforma oportunista y populista de un partido que tiene los meses contados hasta las próximas elecciones generales.

El eufemismo de la ‘prisión permanente revisable’ es, en realidad, una cadena perpetua indeterminada, pura y dura. Mientras deja sin castigo la corrupción que es una de las mayores preocupaciones de la ciudadanía.

Antes de la reforma, nuestro código penal ya es el  más duro de la Unión Europea y la condena más larga por terrorismo, con penas de prisión de hasta 40 años.  Ahora, esta decisión, demuestra claramente que el PP no cree en la reinserción y, por eso, vuelve hacia la cadena perpetua  que, además de ser inhumana,  es anticonstitucional.

Evidentemente era, y es, necesaria una modificación del código penal, pero para condenar y penalizar más la corrupción. No puede ser, por ejemplo, que gente como Bárcenas ya esté en la calle y que lleve más de 20 meses sin ser juzgado, o que el caso de La Muela (aquí en Aragón) lleve más de cinco años por los juzgados. Pero de estas cosas no se ha preocupado el PP al imponer su reforma.

Lo que hemos visto es que se endurece lo relacionado con el terrorismo, se endurece la pena por la pequeña criminalidad y delincuencia y los delitos de la corrupción ni se tocan cuando es lo que, de verdad, hay que endurecer. Vuelve a haber dos varas de medir distinta. Una dura y cruel para el delito menor y otras para los de guante blanco.

El colmo, y uno de los mayores riesgos para las libertades, es que, a partir de ahora, la declaración del “estado de alerta” es una decisión del Gobierno y no del Parlamento.

La pena, lo preocupante, es que cosas tan graves como esta, pasan desapercibidas para la gente.

 

derechos

Todo el mundo, o casi todo, ha estado en París, en la gran manifestación contra el terrorismo yihadista y en defensa de la libertad de expresión. Hemos visto allí, en la cabeza de la marcha, pero separados por un cordón policial del resto de la ciudadanía, a líderes mundiales. Prácticamente todos los jefes de Europa, presidentes africanos e, incluso, altos representantes de Obama y Putin. Allí han estado varias religiones, musulmanes, cristianos, judíos,..

Todo el mundo, o casi todo, ha estado en París porque allí, en Paría, en forma de  fanática salvajada asesina, hemos visto esa pesadilla diaria que vive la gente en Gaza, en Bagdad, en Alepo, en Damasco y en tantos otros sitios.
Hay quien asegura que ha sido en París porque Francia está participando en las guerras que se libran contra el terrorismo de Al Qaeda y contra el Estado Islámico. Ese argumento sitúa en el punto de mira a todos los países cuyos representantes, presidentes y ministros, encabezaron la manifestación de París.  El propio Hollande, al hablar de la conmoción por los asesinatos, aprovechó para justificar las operaciones militares. En la misma línea Rajoy, Merkel y hasta el propio Obama, insisten en la necesaria guerra contra el terrorismo hasta la victoria final.

Ya no se acuerdan de que la guerra contra el terrorismo fue la bandera que levantó Bush, la que inmortalizaron Aznar, Blair y el propio Bush en las Azores. Esa decisión causó dos guerras ( Irak y Afganistán) que hoy no han acabado, esa decisión provocó cientos de miles de muertos y legitimó, en nombre de la cruzada contra el terrorismo, la ilegalidad internacional. Se justificaron (y todavía hay quien lo justifica)  los vuelos de la CIA,  cárceles secretas,  la indecencia de Guantánamo y la tortura sistemática. No se paran, ni un minuto, a reflexionar sobre si estas guerras, como está demostrado, son la solución al terrorismo fanático.

Vemos a Netanyahu en la manifestación. Pensamos en Gaza y en Cisjordania y eso nos lleva a pensar en la doble moral con la que la comunidad internacional actúa. Doble moral que les ha llevado a apoyar, incluso armar y financiar, a movimientos y organizaciones en tanto en cuanto servían para sus intereses. Ahí está el ejemplo de los talibanes en Afganistán, o el de los rebeldes sirios, por citar algunos ejemplos.

¿Puede afirmarse, con rotundidad, con rigor, que atentados salvajes como el de París, no tienen nada que ver  con las decisiones políticas que gobiernos como el de Francia, Reino Unido o España han tomado en los últimos años?.  Esas decisiones van desde la participación en guerras, hasta los bombardeos de la OTAN.

Es evidente que la intolerancia no se combate con más intolerancia. No hay intolerancia buena y mala. Las salvajadas no se combaten con salvajadas más gordas. La intolerancia, el racismo, la xenofobia,… se combaten con la razón, con la educación, con la cultura y con la lucha social y política. El internacionalismo solidario es la mejor vacuna para estos males.

También ayudaría evitar que el capitalismo salvaje que nos gobierna dejara de utilizar en su favor la religión, dejase de alimentar el miedo para justificar sus políticas de seguridad, dejase de utilizar el terrorismo como excusa y justificación para desarrollar su geoestrategia política y, sobre todo, económica.

Pero, lamentablemente, no parece que esa vaya a ser la apuesta. Ahora mismo, con el drama recién vivido, se utiliza interesadamente el impacto causado por el salvaje atentado contra Charlie Hebdo. Lo utiliza la extrema derecha para lanzar, con fines electoralistas, sus mensajes intolerantes, racistas y xenófobos. Los Gobiernos moderados, conservadores y socialdemócratas europeos, como por ejemplo el de Rajoy, se aprestan a poner en marcha medidas que recortan derechos y libertades, que cierran fronteras y que imponen las obligaciones de la seguridad por encima de los derechos fundamentales.

Para ello cuentan con la ayuda de intelectuales, comunicadores y tertulianos que alimentan la islamofobia y las actitudes y prejuicios racistas y que justifican las medidas del estado policial frente a las del estado social.

Pozuel (Abril 2007)

¡¡Nadie necesita una cruzada¡¡, ¡¡ El islam no necesita una yihad¡¡

El PSOE, que sólo tiene 10 concejales de 31, que necesita apoyos para gobernar porque, si no gobernaría el PP que tiene 15 concejales, es tan irresponsable que, a la responsabilidad asumida para que no hubiese alcalde pepero en Zaragoza, responde incumpliendo los acuerdos y compromisos adquiridos.
No es que los incumpla con Izquierda Unida, que es quien los negocia y acuerda, sino que los incumple con la ciudadanía que es a quien representa Izquierda Unida.
Así, resulta, que las entidades sociales que ahora dice el PSOE que quedarán sin recursos porque I.U. no apoya el presupuesto para 2015, aún no han cobrado lo comprometido y aprobado por I.U. en el presupuesto de 2014.
Lo que no entiendo es por qué, algunas de esas entidades sociales que aún no han cobrado lo de 2014, en vez de cabrearse con el PSOE que no paga, se cabrean con nosotros que, para apoyar el presupuesto de 2015, ponemos como condición que cobren antes lo que se les debe de 2014. Digo yo que los problemas que pueden tener si no hay presupuesto en 2015 ya los tienen con este presupuesto de 2014, que sí que hay, que sí que apoyó I.U. (si no no habría salido) y que Belloch y los suyos han convertido en papel mojado.
Es muy fácil, pienso, el PSOE cumple lo comprometido, paga lo de 2014 y tiene apoyo para lo de 2015. Así todos contentos.

La pataleta del PSOE le lleva a incumplir otros dops acuerdos, de claro y marcado carácter social, como son el de La Harinera de San José y el del Luis Buñuel. El PSOE, con su pataleta que, por cierto aplaude CHA,  una patada a los vecinos y vecinas y a las entidades sociales de San José y del Casco Viejo (los dos distritos que gobierna I.U.)
Por otra parte, no se preocupen demasiado porque no vaya a haber presupuesto nuevo ahora. Se prorrogará el actual y, en Mayo, con la nueva composición del ayuntamiento, habrá presupuesto y, si de I.U. depende, con garantías totales para que las entidades sociales cobren, pero también, que de eso también se trata, para que funcione la ciudad, haya servicios públicos y se atienda a toda la ciudadanía.

Ayto. IU
Así que, Sres. del PSOE municipal, menos pose, menos cabreo y más responsabilidad.

Como muchos de vosotros y vosotras, estos días, al ir a hacer la compra, me ha recibido a la entrada del supermercado, una persona voluntaria que me ha invitado a participar en la recogida humanitaria para el Banco de Alimentos.

Yo, directa y rotundamente les he dicho que no, que no aporto nada al Banco de Alimentos. ¿Por qué?.pues, en primer lugar, porque creo que los derechos no se recuperan con caridad. En segundo lugar porque no termino de ver claro el tema de estos bancos de alimentos.

La Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), según su página web,  es una organización sin ánimo de lucro, dedicada a distribuir entre organizaciones dedicadas a la caridad, excedentes alimentarios, así como las donaciones que, en campañas como esta de la que hablo, aportan las gentes de bien.

Sorprende, al menos a mí, que esta ONG tenga una estructura empresarial. Leemos en su web: “La actividad de los bancos de alimentos, como la de cualquier empresa de distribución, exige acudir a suministradores diversos, que en una notable mayoría conscientes de lo que significa la responsabilidad social corporativa colaboran de manera gratuita”. En ninguno de los apartados de su web tiene cabida la solidaridad vecinal o el apoyo mutuo, pero esa es otra cuestión.

Algunas cuestiones. ¿Quien cede esos excedentes y quien colabora?. Los excedentes proceden del Ministerio de Agricultura, que dona parte de los excedentes agrarios que las cuotas de producción europeas obligan a destruir para mantener los precios. ¿No sería más razonable otra política alimentaria que garantizase la comida a la gente  en vez de destruir o donar excedentes para mantener la política de precios del mercado?. Pero ya hablaremos de este tema en otra ocasión.También se nutre de donaciones del Plan de Ayuda a los Necesitados de la Unión Europea, excedentes de las fuerzas armadas, y cosas así. Hay, también, algunos excedentes que aportan las grandes empresas de distribución alimentaria.

Llegados aquí veo lo interesante que resulta para determinadas empresas la colaboración altruista y desinteresada. En principio, las empresas que donan a entidades como el Banco de Alimentos , tienen una desgravación fiscal del 35 % de lo donado, se ahorran el coste que supondría tratar los excedentes (almacenamiento, traslado a centros de la cadena, destrucción de lo perecedero caducado,….) y, además, aparecen como empresas solidarias. Un efecto publicitario gratuito que disfraza otros comportamientos muy discutibles en el terreno de la ética, los derechos laborales, las políticas salariales,….).

Hay otra cuestión. A todos esos beneficios directos se suma el de la propia campaña que se presenta como “gran donación de alimentos”. Casualmente estas campañas tienen unos puntos de recogida de alimentos que están casualmente ubicados en los establecimientos de los grandes almacenes y cadenas de distribución de alimentos. Está demostrado que cada una de estas campañas, en los días que dura, incrementa las ventas de estos establecimientos.

Reina banco alimentos

 

ver a quienes promocionan los bancos de alimentos tampoco me despeja las dudas

Pues sí, ya tenemos la última encuesta. Habrá más, muchas más porque hay muchísimo interés en seguir creando opinión.  Yo prefiero sacar mis propias conclusiones.

Es evidente que, para mí, militante de Izquierda Unida, los resultados no son los que esperaba. Pero ello me anima a seguir trabajando. A seguir como hasta ahora. En la calle, con la gente, en las instituciones representando a la gente que nos vota. Acompañando las movilizaciones, presentando alternativas, asumiendo responsabilidades. Siendo coherentes con nosotros mismos. Me anima a seguir trabajando por la confluencia y la movilización ante un escenario de fin del bipartidismo.

Dicho esto me siento, también, muy animado porque la encuesta parece confirmar que el bipartidismo puede ser derrotado. Se que el trabajo de Izquierda Unida, y  el compromiso y la movilización de sus miles de militantes y representantes, en Aragón y en toda España y durante todos estos años, han sido esenciales para ganarle al bipartidismo. Hemos sido, y seguiremos siéndolo, protagonistas activos de la crisis de este régimen político.

Me anima, también y mucho, ver que puede ser posible acabar con el sistema tradicional de partidos asociado al régimen del 78 y la necesidad de construir una alternativa amplia, social y progresista, que componga un nuevo sistema político. Parece abrirse paso la posibilidad de un nuevo país.

No se me escapa ver que , a pesar de todo y de la que está cayendo, el bipartidismo sigue contando con casi un 50 % de apoyo mientras que las fuerzas progresistas consiguen, entre todas, un 30 %. Cifra que, en estos momentos, como se ve, aunque se consiguiera ir todos unidos, es todavía insuficiente  para impedir un posible pacto de salvación nacional entre los dos que se han estado alternando.

Aquí hago un inciso y remarco la necesidad de que, todas, absolutamente todas, las fuerzas progresistas tenemos una responsabilidad que asumir. Tenemos que, juntas, unidas, converger en un proyecto  alternativo que, empezando a ser realidad en las  elecciones municipales y autonómicas, abra el camino a un nuevo proceso constituyente.

En este sentido me preocupa el juego perverso que todos los titulares, y muchas opiniones, empiezan a lanzar. Ya hablan del tripartidismo. Ya quieren que este partido solo lo jueguen tres. Dicen que hay una alternativa al bipartidismo, pero cambian el “bi” por el “tri”. Lo que pasa es que saben que ese escenario garantiza el “bi” porque el otro, por si solo, no será alternativa a nada.

Lo correcto sería decir que puede haber una alternativa al bipartidismo para añadir que esa alternativa hay que construirla entre todos. Será un error profundo que alguien se crea que es él, solo, la alternativa.

20140402000

 

Ayer el Teatro Principal de Zaragoza, lleno, a rebosar, rindió homenaje y emotivo recuerdo a un gran poeta aragonés. 

José Antonio fue profesor, fue compañero, fue trabajador y fue poeta. Anoche hablamos del poeta, pero cualquiera sabe que los poemas de José Antonio no serían los que fueron sin sus otras tres condiciones humanas.
Su obra dice que siempre fue de la clase trabajadora, de la clase obrera, de esa mayoría social que vive, y sueña la utopía de un mundo mejor y más justo.
Por eso, como poeta y militante, cultivó el género literario que hace más intensa, personal y emotiva, la denuncia de las injusticias sociales: la poesía.
La poesía, gracias a poetas como José Antonio, es un elemento transformador, es como señala Celaya, “un arma cargada de futuro”. Es una herramienta de denuncia y transformación social, es patrimonio de la gente, es un hecho colectivo que José Antonio nos deja.
Su obra es un grito en el momento que la escribe. Nos la da en esos momentos que coinciden con la salida de la noche negra del franquismo y con la llegada de la democracia. De esa democracia que la mayoría silenciosa a la que pertenece conquista con decisión, con lucha y movilización. Su obra es el espejo y altavoz de la vivencia del poeta que desea compartirla. Su obra es la expresión de una actitud ética y de un compromiso respecto a las cosas más graves que suceden en el momento histórico en el que vive, un cuestionamiento permanente de la realidad. La tradición renovada como dicen sus estudiosos. José Antonio, tan solo se pone una exigencia al escribir: ser libre, escribir en libertad, y comprometer su poesía con las causas justas, para defender con palabras acertadas y rotundas a quienes se les calla la voz para denunciar los abusos a los que están sometidos.
Está escrita con un irrenunciable compromiso ético con la verdad y con la justicia social, versos de quienes quieren y reclaman, pan, techo y trabajo. O en palabras más hermosas del gran Neruda: de quienes aspiran a tener escuelas, pan y vino, guitarras y herramientas.
Su poesía tiene un inequívoco sentido de lo social y se pone del lado de los desposeídos.
Su poesía es un ejemplo. Un ejemplo que anoche, con orgullo y humildad recitamos y cantamos. Anoche sentimos los poemas de José Antonio más nuestros que nunca.

http://youtu.be/XI2e0DWaAdc

Ayer, hoy, siempre. Gracias José Antonio

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.217 seguidores