Este año que acaba de empezar hay elecciones. Las encuestas hablan de que puede haber en Aragón un Gobierno de Izquierdas. Espero y confío en que la voluntad mayoritariamente expresada en las urnas por la ciudadanía sea que se puedan hacer, digo hacer y no prometer, políticas más sociales y progresistas, más de izquierdas en definitiva.

Interesadamente tercia en este debate el PAR, ese PARtido que quiere seguir en el Gobierno jugando ese papel de bisagra que le permite bailar con el PSOE o con el PP.

Dice que el tripartito es malo y que esa posibilidad ayuda a que la gente vote al PAR para que siga habiendo un gobierno “centrado”, ¿Centrado en qué? me pregunto.

Parece que lo único que no le gusta al PAR es que en ese tripartito posible, del que todo el mundo habla excepto Izquierda Unida, esté Izquierda Unida. Ya hay ahora un tripartito (PSOE,PAR,CHA) en las Diputaciones de Zaragoza y Huesca y no le preocupa al PAR lo más mínimo.

Argumenta el PAR, además, que no puede haber gobiernos de izquierdas porque hay que gobernar para todos. Se deduce de esta declaración que el PAR considera que un gobierno de izquierdas practicaría exclusiones.

Interesada y falaz afirmación. Durante 12 años ha gobernado el “centrado” bipartito PSOE-PAR y queda claro que el gobierno “centrado” de Iglesias-Biel no ha gobernado para todos y todas. Se gobierna para todos cuando se redistribuye la riqueza y se evita que el 40 % de las familias de este Aragón tan rico pasen problemas para llegar a fin de mes. También se hace cuando se antepone el interés general al particular y se resuelve el problema de la vivienda para quien la necesita. Igualmente es pensar en todos cuando una parte de los beneficios empresariales sirve para evitar salarios por debajo de los 800 €, fíjense que ni siquiera hablo de llegar al “mileurismo”. No me negarán, tampoco, que es gobernar para todos y todas aprovechar el ciclo económico expansivo para conseguir empleo estable, de calidad y seguro así como para consolidar unos servicios públicos no privatizados, una buena y segura red de comunicaciones y una puesta en marcha de la Ley de Dependencia con los recursos humanos y económicos suficientes.

Puedo asegurarles que un gobierno de izquierdas haría todo esto y estas actuaciones redundarían en los ciudadanos y ciudadanas de izquierdas, de centro y de derechas puesto que serían acciones de gobierno para toda la ciudadanía.

Recuerden esto en Mayo.

¡¡ Vamos > la izquierda

 

Anuncios