Lo que son las cosas. La Constitución pactada en 1978, la que no se podía tocar para hablar de República en vez de Monarquía, para desarrollar totalmente el desarrollo de la descentralización del Estado, se puede cambiar porque lo piden los mercados y la cambian los dos partidos que, gracias a una injusta Ley Electoral son mayoritarios. PP y PSOE, PSOE y PP, que no llevaban esta aberración en sus programas, en dos días se han puesto de acuerdo. Ayer, martes 30 de Agosto, mientras el Congreso decidía dar luz verde a este despropósito nos concentrábamos en Zaragoza y entregábamos en la Delegación de Gobierno un escrito pidiendo la retirada de esta reforma y reclamando, si es que se apruebe, un referéndum para que la ciudadanía pueda opinar

Anuncios