En Luces de Bohemia, esa obra tan conocida de Valle Inclán, hay una escena que protagonizan dos sepultureros cuando van a enterrar a Max Estrella, el personaje central de la obra. Uno de ellos dice que Max fue un hombre de mérito y tenía un pobre entierro y el otro le contesta: ” En España el mérito no se premia. Se premia el robar y el ser sinvergüenza. En España se premia todo lo malo”. Luces de Bohemia se publicó hace 100 años, en 1920.

Por lo que estamos viendo hoy en día el esperpento valleinclanesco, aquel que deforma la realidad destacando lo más grotesco y absurdo de ella, es cada vez más real y puede ocurrir que acaben subiendo a los altares, aupados por el voto popular, gentes cínicas y embusteras. Una pena que, al final, Valle Inclán fuera un profeta y aquí, en España, se acabe primando todo lo malo.

Viene esta reflexión al hilo de las declaraciones de Pablo Casado con motivo de la reciente Conferencia de Presidentes, celebrada en Salamanca.

En la valoración de la misma que el Sr. Casado hizo, entre otras cosas, afirmó lo siguiente: “Sánchez dijo que se saliera a las terrazas y hubo 40.000 muertos más, no cabe mayor inmoralidad”. Pueden leerlo en la prensa. Yo, concretamente, lo leí en El País, en la edición del pasado 29 de Julio.

Un inciso. Se aplica el adjetivo de “redomado” a quien está en el grado máximo de una cualidad negativa. Pablo Casado, el lider nacional del peperío, lo demuestra día a día.

Tan solo un cínico redomado puede hacer estas cosas. El Sr. Casado, junto a toda la cúpula directiva del PP, junto a todas las derechas, las extremas, las disfrazadas de liberales y las ultras, se ha desgañitado clamando contra las restricciones que la pandemia obligaba a poner. ¿Quien no recuerda la famosa, y productiva, campaña de la Sra. Díaz Ayuso, proclamando esa vida libre a la madrileña?. Esa “libertad” de ir de marcha, de tomar cañas, de ir a las rebajas y de afirmar que en Madrid se vive libre, como a uno o una le da la gana. El Sr. Casado, el que acusa de las muertes por “salir a las terrazas”, fue uno de los paladines de la defensa de los bares, restaurantes, discotecas y locales de ocio nocturno. Este cínico redomado, desde los primeros momentos de la pandemia, anteponiendo los intereses económicos a los sanitarios, se ha dedicado y dedica, a intentar desgastar al gobierno y lo hace con mentiras, engaños y el cinismo más vergonzoso e indignante.

Estos personajes, embusteros, cínicos, tramposos, populistas, …. son capaces de decir, como vemos, una cosa y la contraria. Son capaces de reclamar y exigir, a pesar de la dureza de la pandemia del COVID, el fin de las restricciones y la “libertad” para ir de cañas y culpar al Gobierno por adoptar las medidas que ellos/as defienden.

No es nuevo. Quienes no tienen la memoria de pez de esta gente, y quienes no les bailan el agua publicando estas barbaridades sin respuesta alguna, recordarán cuando se pedía autonomía para que las Comunidades Autónomas gestionasen la pandemia y cuando la tenían se reclamaba un mando único estatal. Recordarán cuando se pedía, y se pide, más dinero público, más ayudas, al tiempo que se reclama la rebaja de impuestos. Recordarán lo de la trasparencia y lo de la corrupción que tiene por los banquillos a gran parte del peperío y tienen a este cínico desmemoriado diciendo que estas cosas no van con él. Recordarán lo de poner a parir al Gobierno cubano y hacer la ola a “demócratas” como los sátrapas del petróleo. No les pido que recuerden más cosas para no fastidiarles el domingo

Lo dicho. Una pena que lo que anticipó como un esperpento Valle Inclán pueda acabar siendo realidad en este puñetero país.