No, no es Seseña. Por eso estamos asistiendo a uno de los mayores despropósitos que pueden darse en nuestro sistema democrático. Despropósito que ha llevado a votar en Las Cortes un camino que nos parece más retorcido, más complicado y, por consiguiente menos recomendable, para conseguir que La Muela deje de ser el paradigma de la corrupción y un tumor maligno para la democracia. No ha servido para nada, porque PSOE y PAR impusieron su mayoría, pero hemos votado a favor de pedir la disolución del actual Ayuntamiento de La Muela.

Lo hemos hecho porque La Muela no es Seseña. Recordarán que el municipio toledano, se hizo famoso por las andanzas urbanísticas de un personaje conocido como El Pocero. En Seseña, que vivía un urbanismo salvaje, como en La Muela, nuestro grupo municipal, que denunció desde el Ayuntamiento la situación, ejerció de oposición responsable y, ante la inutilidad de sus denuncias ante el Pleno municipal, llevó el caso a la fiscalía anticorrupción que actuó. No ha ocurrido así en La Muela. ¿Qué ha hecho la oposición en todo este tiempo?.

En Seseña, que ha recuperado su dignidad, gobierna ahora Izquierda Unida. No se disolvió el Ayuntamiento, ni siquiera se planteó porque llegar a esa fórmula es harto dificil y laborioso. Tiene que pasar por el Senado y debe ir acompañada, bien de sentencias judiciales que inhabiliten a más de la mitad de la corporación y todos y todas sabemos lo que tarda la justicia en nuestro país o bien de pruebas irrefutables de que el Ayuntamiento en cuestión no cumple sus obligaciones constitucionales. En 31 años de democracia tan sólo el Ayuntamiento de Marbella ha sido disuelto y mira que ha habido tramas y escándalos de más enjundia incluso que en La Muela.

Por otra parte, disolver el Ayuntamiento no garantiza que no vuelvan a gobernar quienes son recibidos como héroes al salir de la carcel. Los autores y autoras de los cohetes y los paganos y paganas del champán de bienvenida a la alcaldesa votan en La Muela. De hecho, en Seseña, El Pocero está alentando un partido político para concurrir a las próximas elecciones.

Seguramente, tal y como hemos reclamado, la cosa sería distinta si tuviésemos unas leyes que impidieran la recalificación a la carta y el urbanismo especulativo. Chorizos, sinvergüenzas y corruptos seguiría habiendo pero la imposibilidad de negocio rápido, fácil y legal (en La Muela no hay ningún delito urbanístico) haría que dirigieran su esfuerzo y creatividad hacia otros ámbitos.. No habría posibilidad de pedir comisiones, ni habría ningún convenio urgente porque todo respondería a una planificación urbanística, con crecimientos controlados y con control público de las plusvalías. Pero aquí, en la defensa de un urbanismo más social y menos especulativo nos hemos quedado solos.

Al fin y al cabo quienes recalifican huertas y meandros para Expos y eventos, quienes marbellizan el Pirineo para que salgan las cuentas de Aramón, o quienes aumentan las viviendas libres en el barrio del AVE, siguen queriendo un urbanismo que sea fuente de financiación en vez de un mecanismo para garantizar el derecho constitucional de la vivienda. Lo más lamentable de todo es que de ésto, que es el origen real de lo sucedido en La Muela, nadie quiere hablar y se centra todo en si puede o no puede sentarse Pinilla en el sillón municipal.

En Seseña se sienta en el sillón municipal un Alcalde acusado. Mi compañero Manuel Fuentes está acusado por El Pocero e inmerso en más de 15 querellas criminales. Fíjense que paradoja sería que se montase una plataforma para pedir la disolución del Ayuntamiento, recogiesen varios miles de firmas para ello (más que personas censadas en Seseña) y acabasen Las Cortes castellano manchegas votando a favor de la disolución del Ayuntamiento de Seseña porque el alcalde es un presunto culpable.(No se de nadie por aludido que ya digo que La Muela no es Seseña)

Otra muestra de que La Muela no es Seseña.  En Seseña la oposición fue a la fiscalía. Aquí, en La Muela, la oposición se va (PSOE) o se queda, porque también hubo concejales de la oposición (PP) bebiendo cava en la fiestecita de bienvenida a la alcaldesa al salir de prisión bajo fianza de 800.000 €.

Decimos, alto y claro, No a la corrupción. Chorizos, sinvergüenzas y corruptos juzgados y condenados. Pero también decimos que, para evitar más casos como el de La Muela, como el de Seseña, como tantos y tantos otros, hace falta un urbanismo no especulativo. En ese camino nos encontrarán. También en el de ayudar a que La Muela recupere su dignidad y un funcionamiento democrático de su ayuntamiento.

Manuel Fuentes nos visitó en Junio

Manuel Fuentes nos visitó en Junio

Anuncios