Ayer, la declaración de Francisco Correa por el caso Gurtel, confirmó lo que ya sabíamos.
El PP se ha estado financiando ilegalmente, empresas se han beneficiado de obras millonarias, ha habido cohecho, malversación de caudales públicos, prevaricación y enriquecimientos personales ilícitos, ha habido evasión de capitales a Suiza,… Ha habido, y es lo que se está juzgando, una trama corrupta y mafiosa cuyo centro de operaciones estaba en la C/Génova de Madrid, en la sede nacional del PP.
Asombra, y cabrea, la naturalidad con la que el cabecilla de la trama cuenta las cosas.
“Los empresarios se llevaban buenas licitaciones y yo me quedaba una parte y otra se la daba a Bárcenas”. Es el reconocimiento claro de que las empresas “pagaban” mordidas por quedarse obras millonarias. Obras públicas tales como autopistas, líneas AVE,…. que eran licitadas, y adjudicadas, por los gobiernos del PP.
Es evidente que las empresas que agradecían esas licitaciones con estas mordidas – Correa las cifra en millones de € que ha dado al PP– son las verdaderas beneficiarias de esta trama. El regalo era del 2 o 3 % de la adjudicación, según reconoce el propio Correa, es decir que el gran beneficio es la obra adjudicada. Obra que, como es pública, la pagamos entre todos y todas.
Del beneficio de esa obra sale el generoso regalo. Lo dice el propio Correa “Quedaba con los políticos y les daba el sobre”, así de natural.
Esos sobres que el PP negaba existen, igual que los “regalos” y “atenciones” que prestaban a cargos y dirigentes del PP como fue el caso del jaguar, y los viajes, y las fiestas de comunión de las que fueron beneficiarios Ana Mato que era la Ministra de Sanidad y su marido de entonces, de entonces Jesús Sepúlveda que era del equipo de confianza de Aznar y alcalde Pozuelo de Alarcón.
“¿Cómo no voy a hacer un regalo a una empresa que me está dando beneficios?”. Esta frase es el ejemplo gráfico de la corrupción. Regalo, es decir compro, a quien me está dando beneficios. Es esa parte oculta de la corrupción, de la que nunca se habla. Las empresas que se aprovechan de las personas corruptas para obtener beneficios millonarios.
Todo este entramado mafioso y corrupto se ha hecho con el dinero público, con el dinero que pagamos, quienes pagamos, como impuestos, con el dinero que debía servir para el gasto público, para becas, para colegios, para hospitales, para no meter mano a la hucha de las pensiones,…
Es tan indignante la cosa que han hecho que hasta los sobres los paguemos nosotros y nosotras.
Y esta trama, al igual que la Púnica y otras que saldrán a la luz, es responsabilidad del PP y sus dirigentes máximos.
¿Quien no se acuerda del “Sé Fuerte” de Rajoy a Bárcenas cuando se destapa la trama?.
El colmo del despropósito es que vaya a ser de nuevo el PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, quien gobierne este país y que lo vaya a hacer porque el PSOE se pone de perfil para abstenerse y así facilitarlo
20161014_092007
Anuncios