Monumento Martires Atocha (Plaza Antón Martín.Madrid)Un 24 de Enero, hace ya 35 años, sobre las 10 de la noche, fueron asesinados 4 abogados laboralistas y un trabajador del bufete. Había 4 abogados más que sobrevivieron porque quedaron heridos y ensangrentados debajo de los cadáveres de sus compañeros.

La matanza de Atocha fue el asalto criminal de tres pistoleros de extrema derecha a un despacho de abogados. Era un despacho donde trabajaban abogados laboralistas de CC OO. Mucha gente que hoy ve como se le recortan derechos no sabe que, en el tardofranquismo y en la transición, gente como ellos, como quienes estaban aquella noche en ese despacho, gente solidaria, con conciencia de clase, militantes de la izquierda, con entrega generosa hacia sus compañeros y compañeras de la clase trabajadora, construyeron la democracia.

Mucha gente que hoy ve con resignación sumisa como le quitan el empleo, como le privatizan la sanidad, la educación,…. no llega a entender que se pueda ser así de generoso y comprometido.

La sociedad de hoy, la clase trabajadora de hoy, no tiene el convencimiento de entonces. No pelea por sus derechos y libertades y, por eso, nos los están quitando.

Esa lucha por los derechos, ese compromiso con los trabajadores y trabajadoras y sus problemas, hizo que, a las 10 de la noche de aquel 24 de Enero, mientras mantenían una reunión de trabajo, fueran asesinados. Los pistoleros llamaron a la puerta. Juntaron en una de la habitaciones del despacho a las nueve personas que allí estaban y dispararon. Murieron 4 abogados y el conserje. Sobrevivieron otros cuatro abogados.

Cuando conocimos la tragedia, quienes conocíamos el despacho, quienes compartíamos lucha y reivindicación, quienes soñábamos con las libertades (ya había muerto el dictador) sufrimos un duro golpe. Volvimos a sentir el mismo pánico y terror de la militancia clandestina. ¡¡Cuanto miedo hemos pasado¡¡, y cuantas dudas e incertidumbres. Los guerricristos apaleaban a la gente por las calles, muchos y muchas recibíamos amenazas, anónimos insultantes, pintaban nuestras puertas,…. Los golpistas amenazaban con volver a sacar los tanques (lo hicieron el 23 F, en 1981), había listas negras de rojos señalados, pero también de cantantes, periodistas, estudiantes, actores, obreros ….. que serían los primeros cuando los fachas recuperaran todo el poder.

Esa noche, como tantas otras, no fuimos a nuestras casas. Como tantas otras lloramos a los nuestros. Lloramos con rabia, con impotencia, pero con respeto, con profundo respeto. Teníamos miedo, sí, pero también voluntad de seguir la lucha.

Ya no tengo miedo, ya no lloro a los nuestros, les recuerdo y me siento honrado por haber podido compartir su ideal, su lucha, … Pero que rabia sorda me llena el cuerpo cuando veo que, 35 años después, hay que volver a defender los derechos y libertades que se consiguieron con tanta sangre, dolor y sufrimiento.

¡¡Viva la lucha obrera ¡¡

Anuncios