Después de ver, y oír, el mensaje que la Presidenta envió a los aragoneses y aragonesas como fin de año, creo que estuvo dirigido a ese mundo irreal que vive la Sra. Rudi y que fue una auténtica burla para la mayoría social que sufre la crisis y su falta de alternativas.

Para la gente que está en paro, para quienes son desahuciados, para quienes ven rebajada su pensión o su salario, para quienes sufren el empeoramiento diario de los servicios públicos, para quienes ven reducida la prestación por dependencia, para los  y las miles de jóvenes que no tienen futuro, para las familias en riesgo de pobreza y exclusión,… para toda esta gente, para todas estas personas,  Rudi no habló nada más que para pedirles resignación y que tengan fe en su Gobierno.

Rudi, con su discurso, ha vuelto a demostrar que vive alejada de la realidad y que no tiene una sola propuesta para empezar a resolver los problemas del día a día de la gente.

La incapacidad de Rudi y su Gobierno para crear empleo, para garantizar la educación, la sanidad,  las prestaciones sociales,… no puede resolverse pidiendo a la gente más comprensión y más sacrificio y recurriendo a la manida excusa de que en Aragón se está menos mal que en otras Autonomías. Lo cierto es que en Aragón se vive peor que cuando la Sra. Rudi se hizo cargo del Gobierno. Todos y cada uno de los indicadores sociales y económicos indican el grave retroceso social y económico que, bajo el Gobierno PP-PAR, estamos sufriendo.

Ni una sola frase de su discurso indica que Rudi y su Gobierno vayan a cambiar de políticas y, por ello, volvió a dejar claro que su prioridad es el cumplimiento del déficit por encima de todo, que van seguir siendo los intereses de la banca los que van a primar por encima de los intereses generales y los de la ciudadanía, que va a seguir rescatando bancos en vez de personas y que el pago de la deuda, incluida la ilegítima, es su objetivo fundamental.

El colmo de la burla hacia la gente es su referencia a la rebeldía. Dijo que hay que ser rebelde y no resignarse, que hay que confiar que, algún día, las cosas mejorarán. La Rebeldía ya está en la calle y Rudi no la escucha. No puede permitirse que quien es abanderada de los recortes quiera esgrimir la rebeldía como uno de los objetivos de su Gobierno que ha demostrado ser, sobre todo, sumiso y acomodaticio ante Madrid, ante Merkel y ante Bruselas. No permitiremos que la derecha se apropie de las palabras de la izquierda y pervierta el concepto. Rudi no es, ni puede ser, rebelde. La ciudadanía que no acepta los recortes, que defiende la alternativa que hay a esta estafa que es la crisis es quien está legitimada para utilizar el término porque, así lo demuestra día a día, es rebelde ante las imposiciones.

entrevistabarrena

La Sra.Rudi, el PP y el PAR, van a saber lo que es un 2013 combativo y rebelde.

Anuncios