Se habla y habla de la Conferencia del PSOE. “El PSOE ha vuelto”, decía Rubalcaba. Prueba evidente de que se había ido. Algunos no nos fuimos nunca, ni siquiera mientras había que plantar cara al franquismo.

La otra cuestión es hacia donde vuelve. Hacia donde gira. Si se gira 360 º se vuelve al mismo sitio.

En los días inmediatamente posteriores a la conferencia vemos que pretenden erigirse en la bandera de la izquierda. Pero, al menos yo no lo he visto, no hay autocrítica. ¿Quieren, de verdad plantar cara al neoliberalismo o sólo pretenden suavizar los efectos más perniciosos de las políticas laborales, fiscales y sociales que han ayudado a implantar?.

Necesitamos la izquierda que pone la cara social, la que reconoce la clase trabajadora y la que es referente de la izquierda de verdad. La que, día a día, lucha por el empleo estable y de calidad, por la defensa de los servicios públicos, la que confronta con la especulación,  la que busca la consolidación de los valores democráticos y de participación, la mejora de las condiciones de vida de los colectivos más vulnerables, la vertebración del territorio, la que quiere verdaderas políticas de desarrollo sostenible. En esa izquierda cabemos todos y todas. ¿Es a ese espacio común de la lucha de clases donde quiere volver el PSOE?. Sin responder a esta cuestión la operación ya está lanzada. Han vuelto, hablan de primarias, no sabemos de su programa y, mientras tanto, pactan con Dª Angela en Alemania.

Eso sí, para que la “operación” fructifique necesitan neutralizar Ia izquierda de verdad. Algunos de su gurús, ayudados por la prensa afín, tratan de desgastar a Izquierda Unida y vuelven al manido tema de que I.U. está en manos de peligrosos comunistas. Pobre visión de la izquierda tiene quien, llevado por su sectarismo,  quiere echar a una de sus partes más importantes como son los compañeros y compañeras comunistas.

Izquierda Unida es un movimiento político-social que tiene alternativas de izquierda al neoliberalismo y la socialdemocracia. Aquí trabajamos quienes creemos que es posible transformar la sociedad, quienes mantenemos la lucha de clases, quienes nos declaramos internacionalistas, pacifistas y solidarios y quienes militamos en la sociedad crítica. Compartimos, en claro mestizaje, el verde ecologista con el rojo de la reivindicación obrera, con el morado de la lucha por la igualdad y con el blanco de la paz y la justicia. Convivimos comunistas, ecologistas, pacifistas, sindicalistas, vecinos y vecinas, independientes, comunidades cristianas, … La integramos hombres y mujeres que defendemos y practicamos los valores republicanos, que entendemos la militancia y compromiso con la izquierda como suma y nunca como exclusión. La izquierda que hace falta es la que se define como plural en la diversidad. Nunca la que margina y mira el RH.

Al final, por mucha conferencia, será la izquierda de verdad la que, aunque  pese a la derecha,  preocupe a la socialdemocracia y moleste al capitalismo, será respaldada en las urnas con fuerza suficiente para demostrar que, Si se Puede, que hay alternativa

IMG_7823.a

Anuncios