Todos estos días, con motivo de la pactada abdicación real, estamos viviendo en las calles y plazas una gran movilización ciudadana que reclama la celebración de un referéndum para poder opinar, libre y democráticamente, si quiere una monarquía o una república. Todos estos días estamos sufriendo el ataque de dos mentiras.

Los dos grandes partidos, la prensa, los poderes económicos,… tratan de confundir a la gente. Por una parte (no hay más que leer y escuchar) afirman que las manifestaciones son contra la monarquía y a favor de la república. Primera información tendenciosa. Las manifestaciones piden un referéndum. No voy a negar que, en ellas, participamos mucha gente que, como yo, se declara abiertamente republicano y aspira a que la monarquía sea sustituida por una república federal. Pero las convocatorias son claras:  ¡¡REFERENDUM YA¡¡, que el pueblo hable, que el pueblo decida.

Por otra, la utiliza hasta el PSOE que llevaba banderas y pines republicanos hasta hace poco, insisten en que no se puede hacer un referéndum porque “no es constitucional”, Transcribo aquí lo que dice el artículo 92 de la Constitución Española. La que tanto invocan para cumplir el austericidio y jodernos la vida.

Artículo 92
Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos.
El referéndum será convocado por el Rey, mediante propuesta del Presidente del Gobierno, previamente autorizada por el Congreso de los Diputados.
Una ley orgánica regulará las condiciones y el procedimiento de las distintas modalidades de referéndum previstas en esta Constitución.

¿Me quiere decir toda esta panda de “salvadores” de la monarquía y del sistema social y económico que la acompaña que no es una decisión política de especial trascendencia que nos cambien al Jefe del Estado nada más que porque se apellidan Borbón?, ¿No fue una decisión política de especial trascendencia cambiar el Artº 135 para que fuera el déficit el que nos gobernara?. Tampoco permitieron el referéndum. También invocaron la Constitución.

Pero, además, ya en 1980, se aprobó la Ley Orgánica 2/1980, de 18 de enero sobre regulación de las distintas modalidades de referéndum. Desde entonces, en este país, ¡¡Ya se pueden hacer referéndums¡¡. Otra cosa es que se quiera. Y es evidente que no quieren. ¿Por qué será que tienen miedo a que la gente opine libremente?

¡¡ No quiero que me cambien al Borbón¡¡. ¡¡ No quiero otro monarca¡¡. ¡¡Quiero mi derecho a opinar¡¡

banner_referendum1

Anuncios