En estos días últimos he llegado a oír decir que hay militares, de alto rango (casta dicen otros) que son pacifistas.

También he leído y oído que los tratados firmados por el Gobierno Español deben respetarse (entre ellos esta el del Concordato con el Vaticano) y que, por ello, hay que cumplir nuestras obligaciones con la OTAN de cuyo tratado “no se cambiará ni una coma”.
Puede que quienes estas cosas afirman no recuerden que hace 30 años que España votó en referéndum sobre la permanencia de España en la OTAN. La posición inicial, ‘OTAN de entrada NO’ fue rechazada por un 40% de españoles y españolas que nos manifestamos en contra.
Las condiciones del referéndum fueron las siguientes: la participación no incluía la incorporación a la estructura militar; se mantenía la prohibición de instalar; almacenar o introducir armas nucleares en territorio español y se reduciría progresivamente la presencia militar de los EE.UU. en España. Esas condiciones han sido radicalmente modificadas por los siguientes gobiernos y el referéndum vulnerado; se ha estafado al pueblo español. Y el gasto militar ha aumentado millones y millones de €.
Gracias a esa indecente vulneración hemos sido “cómplices” de los intereses de EE.UU en Afganistán e Irak, y víctimas de las consecuencias de esas acciones. Hemos apoyado a oposiciones armadas a gobiernos, creando estados fallidos como en Libia y dramas de exilio y muerte como en Siria.Nos han metido en la ‘estrategia del miedo’ ante un enemigo que ha sido creado y potenciado por EE.UU.
En el fondo de todo están los intereses geoestratégicos norteamericanos, el control del petróleo en Oriente Medio y de las materias primas en África. A pesar del rechazo ciudadano a la guerra España es lanzadera de operaciones militares. La soberanía de España está en entredicho. Soberanía en relación con la OTAN, con la Troika, con la propia existencia de los paraísos fiscales… Hay que cuestionar el papel de España como ‘perrito faldero’ de EE.UU., con las bases militares. Nuestro país no es soberano si hay bases militares de la OTAN que introducen armas nucleares en nuestro territorio, que permiten torturas y cárceles ilegales.
Si es esta tu posición, si sigues diciendo ¡¡NO A LA GUERRA¡¡, si sigues diciendo ¡¡NO A LA OTAN¡¡, recuerdalo el 20D y asegúrate de que tu voto va para quien, de verdad, quiere un Nuevo País que renuncie a la guerra.

images-1

Anuncios